lunes, 30 de julio de 2012

jueves, 12 de julio de 2012

Trabajo para Él...





Llegado el verano, mi cuidada organización se va al garete porque cierran el cole. Me tengo que buscar las castañas para ir a misa y esas cosas, y a veces es desesperante. En el pueblo solo hay misa de 8, de la tarde, horario buenísimo que no coincide con la cena de las niñas...

Pues el martes por la mañana, saliente de guardia, busco en internet una misa cerca del trabajo. Encuentro una, a las 9 y media, me viene bien para llegar a casa a una hora decente, que no hay cole y las niñas están esperando para ir a la pisci.

Llego pronto, para aprovechar un ratico antes, la verja cerrada, las puertas cerradas... Como en todos sitios, todo cerrado hasta que empieza la misa... Rodeo el edificio y descubro una puertecita lateral, y una capilla, pequeña, blanca y luminosa. Había un sacerdote jovencito, una viejecita y una chica, joven y alta, que parecía recién salida de Sonrisas y lágrimas: sandalias con dedos al aire, falda hasta las sandalias, blusa blanca con chaleco de ganchillo. Todo en tonos beige. Pelo liso, cortito. Sonrisa blanca y ancha.

A las 9 y 10, la hermana Mary Celeste reparte libros. El sacerdote indica: página 1140. Laudes!!!! Rezamos Laudes, con gran sorpresa y regocijo por mi parte. Cierto mosqueo también, porque hay partes que no salen en el libraco, y que la viejecita y la jovenzota se saben de memoria o llevan apuntadas en alguna chuleta que esconden por ahí.

A las 9 y 25 llega gente. Unas 20 personas. Me llama la atención: martes normalito a las 9 y media, tanta gente para la misa. Hasta monaguillo, adecuadamente vestido para la ocasión. Evangelio: ese de pedirle al dueño de la mies que envíe obreros a su mies.

Homilía: en un momento dado, dice el sacerdote: - El verdadero dueño de la mies está aquí Y se acerca al Sagrario, y apoya la cabeza sobre el Sagrario, y cierra los ojos, y dice, con los ojos cerrados: - Y yo, como trabajo para Él, puedo venir y hacer esto...

martes, 10 de julio de 2012

lunes, 9 de julio de 2012

Moderna por contraro

Tal cual me lo han mandado, lo copiopego. Me he reído de lo lindo

EL PAÍS. "Moderna por contrato" LUZ SÁNCHEZ-MELLADO 18/08/2010

Yo soy rebelde porque el curro me hizo así. Llevaba 25 años de secretaria en una multinacional y, de repente, compran una red social y me trasladan de un día para otro. Eso o la prejubilación, me dicen. A mí, que tengo 60 y, vale. Soy una pionera nata. Así que me he reciclado. A la fuerza ahorcan.

El primer sofoco fue ver a mi jefe. Tiene 28 años y se llama Prometeo, te lo prometo, hay padres para matarlos. Lo ves y te dan ganas de darle un euro para que coma algo. Pero se ha inventado él solo este chiringuito que nos da de comer a mí, a él, y a otros 150. Un cerebrito, el niño. Luego están los otros, y las otras. ¡Qué cuadros!, con esos pelos y esas barbas que ellos parecen extras de La vida de Bryan y ellas las que gritan la lapidación. Y yo, la madre que los parió a todos.

Cuando entré era el último mono. Me llamaban de usted, me marginaban. Pero yo resistía, todo menos permitir que unos niñatos me empujen a la prejubilación. Decidí RENOVARME. Fui a Bershka, pillé todo lo de la XXL , lo pasé por la "Singer" y me hice unos estilismos que los tengo a todos los de la oficina muertos. Serán nativos digitales, pero les falta perspectiva.

Lo del mes pasado les parece una antigualla y lo de hace 30 años el colmo del estilo. Mi último pelotazo son unas gafas de mi madre que me he graduado para vista cansada. ¡Flipan con ellas!. Vintage, las llaman. En mi época la vendimia era otra cosa. Se las meto dobladas. Llevo el iPhone al cuello como la cruz el exorcista: los neutraliza. Solo sé llamar y contestar, pero cuela. Esto es anarquía y no la CNT.

Ahora estoy superintegrada. Hasta le he cogido el gusto a eso del Red Bull de la máquina. Sabe a Bisolvón, pero me tomo tres al día, como el jarabe.

Para marchosa, yo. Por Navidad me invitaron al Plasty, un local de culto. Mi madre me dijo: "Si vas a salir con los compañeros, ponte el visón, que viste más". Pobre, su reino ya no es de este mundo, el visón. Acabamos en un piano-karaoke del año de la tos, pero ellos lo han descubierto hace poco y creen que es moderno, yo callada, ¡déjalos que disfruten!.

Eso sí, tanto estilismo y "fashion" me agota. Por eso trabajo en agosto. Así tengo dos meses de vacaciones. El mío y el que estoy sin verlos, a mi aire. Por fin he podido sacar a desfilar mis trajes chaqueta y tengo al portero loco. "Eso es una real hembra", me suelta hoy Luciano, un chico de mi edad que no está acostumbrado a este look.

Los modernos están unos en Formentera y otros en Vietnam, no tienen término medio. Oficialmente yo voy a San Juan de Luz, que es "vintage", porque si se enteran que realmente me voy a San Juan, de Alicante, me jubilan sí o sí.

The blues