viernes, 29 de abril de 2011

miércoles, 27 de abril de 2011

Hemocromatosis

La hemocromatosis es la causa genética de muerte evitable más prevalente en la raza blanca. Es la enfermedad autosómica recesiva más frecuente.¿Qué quiere decir esto?
Una de cada 10 personas en España es portadora de esta enfermedad. Una de cada 200 la padece. 
Mira a tu alrededor. ¿Cuántas personas hay ahora?
¿Cuánta gente ha oído siquiera hablar de ella?
Es una enfermedad que no interesa, porque no da dinero. Su tratamiento es prácticamente gratuito. Flebotomías. En román paladino, donar sangre. Sangrías, como en la edad media los cirujanos barberos.
Ningún laboratorio se puede forrar el riñón a costa de curarla. Por lo tanto, no existe. Punto.
Se debe a una mutación genética. Se nace con ello. Tarda en producir síntomas hasta los 40-50 años. Mientras tanto, los pacientes asintomáticos acumulan hierro en distintos órganos. Hígado, páncreas, corazón, articulaciones. Cuando produce síntomas, ya no tiene remedio. Los síntomas son los de la afectación de estos órganos. Cirrosis. Diabetes. Insuficiencia cardiaca. Artritis. Y de esto se muere la gente.
A todo el mundo le hacen análisis rutinarios para ver el colesterol y los triglicéridos. A nadie le estudian, además, el hierro. ¿Porqué? Se puede hacer con la misma muestra. Es barato. A todas las anémicas, que muchas hay, les hacen un estudio de metabolismo del hierro. Si estás cansada, te miran el hierro. ¿Quizá porque hay fármacos, caros o baratos, para el tratamiento del colesterol, los triglicéridos, la falta de hierro...? 
¿Para qué te van a estudiar el hierro si no tienes síntomas? Pues para evitar que te mueras de un infarto o de cirrosis a los 45 años, sin saber porqué, y acusado, como un caso real que conozco, de darle a la botella a escondidas, mírale este cómo pimplaría...
Cuando vayas a hacerte un análisis de rutina, pide que te estudien también el hierro, ferritina y transferrina. Es tan sencillo como eso. Y si descubres que lo tienes, tiene remedio. Y, sobre todo, si tú lo tienes, tus hijos son, al menos, portadores. Y seguro que quieres saber si ellos lo padecen. Así que empieza por estudiarte tú, para protegerles a ellos. 
No es coña.
Yo descubrí que tenía hemocromatosis por que se la diagnosticaron a un primo mío. No he tenido nunca síntomas, y tenía unos niveles de hierro de depósito de dar miedo. Durante años tuve que sacarme 400 ml de sangre por semana, para disminuir esos depósitos. Si no lo hubiera hecho, probablemente ahora no tendría apaño. Escarmienta en cabeza ajena, que es menos doloroso que en la propia.

martes, 26 de abril de 2011

La tonta del bote



Después de comer me he sentado un rato a estudiar antes de la Misa. Me he puesto un cafelito, y me ha pasado lo de siempre. Cuando me he dado cuenta, faltaban 20 minutos para la Misa y allí estaba yo, tomándome el café. Entonces se me ha ocurrido la idea genial: total, si no puedo comulgar, casi me quedo en casa.

Afortunadamente, algún mecanismo de cordura cerebral se ha impuesto, y ha contraatacado: 
- Veamos; el Papa viene a Madrid dentro de 4 meses y ya estamos organizando la mundial. Y, sin ánimo de despreciar, es solamente el Papa. Dentro de veinte minutos va a venir Jesús a verme a mí, aquí mismito, al lado de mi casa, y me pienso si voy!!!!

Tiene mérito llegar a ser tan espabilá sin entrenar siquiera...

domingo, 24 de abril de 2011

Seguir a Jesús en Twitter

Había visto uno parecido sobre la Navidad. Lamentablemente está en inglés.

It´s REALLY good to be back home again

Blackmore's night. Gracias a mi cuñada Bego por regalarme aquella cinta hace tantos años
Ese tipo con bigote, vestido de negro, con pinta de villano de la Princesa Prometida es Ritchie Blackmore. Fundador de Deep Purple y de Rainbow. Tiene una vaga idea de cómo se toca una guitarra...
Yo hoy me siento así. Con ganas de dar brincos, cantar, tocar y meter morcillas en medio de una canción. De divertirme. Un guiño a todos.

miércoles, 20 de abril de 2011

Precioso. De verdad

Ya casi es Jueves Santo. Tengo la intención de vivir lo mejor que pueda estos días, teniendo en cuenta que no hay cole y mis dos jenízaras están en casa. Así que no creo que vaya a postear nada hasta el domingo o el lunes.

Disfrutad de los vídeos.

No os perdáis la luna de Miriam. Es una luna un poco cotilla, pero espectadora de excepción de lo que está pasando y por pasar. Y no pierde detalle, y nos cuenta lo que, desde aquí, no podemos ver.

Gracias, luna.

Gracias, Miriam.




martes, 19 de abril de 2011

Amor imposible


Esta mañana, en mi paseíto diario por el campo hasta alcanzar la carretera, he sido testigo y, probablemente, la ruina involuntaria, de un amor imposible. Por las callecitas de mi urbanización, llenas de curvas cerradísimas, hay que ir a 2 por hora, lo que te permite ver detalles que se te escaparían yendo más deprisa. A la salida de una de estas curvas he visto, cruzando la carretera, lo que se llama una pareja mixta. Hermosa expresión que renuncio a comentar. En este caso, es exactamente lo que eran. Una perdiz y un (espero) palomo. El galán, indudablemente forastero por su tamaño, su plumaje y sus maneras (la mayoría de las palomas por aquí son lo que creo que se llama torcaces; van vestidas de rosa palo, con su gargantilla blanca, y suelen ir de a dos o tres, contándose secretos indudablemente ajenos y escandalosos, con las cabezas muy juntas, como esas viejecitas que pasan la tarde en las cafeterías "bien"; uy, madre, se me ha hecho largo el paréntesis), iba delante, todo chulo, deslumbrando a su víctima con sus aires de ciudad. La perdiz, inocente señorita de provincias,  le seguía recatada, caminando despacito, pero indudablemente fascinada por los andares del gachó.

Desgraciadamente, al acercarse mi coche, Romeo ha decidido que la seguridad ante todo, y ha salido revoloteando, abandonando a su enamorada que, visto como se presentaba el percal, ha renunciado a todo aire de dignidad, y se ha echado una carrerita hasta la cuneta, con mucho meneo de cuello y culeando notablemente.
Para que aprendas, hija, que los chulos de capital no son de fiar

sábado, 16 de abril de 2011

Que sí, coño, que soy una maruja. Y a mucha honra

Esta fue, durante muchos años, mi canción preferida. He llorado con ella cada desengaño de adolescente idiota.
Una casa infinita y un pedazo de gloria...



Y esta es igual de sentimental. Y no os quejéis, que hasta llegar aquí he desechado cosas mucho peores (o mejores, según se mire)

viernes, 15 de abril de 2011

Verde que te quiero verde



Río Guadarrama a su paso por el municipio de Batres

Mi color favorito siempre ha sido el verde, y en esta época del año recuerdo por qué. Salgo de casa por la mañana. El verde sobrio de los pinos contrasta con la algarabía chillona de las acacias, con sus hojas tirando a amarillas, el plateado de los olivos, el ocre de las flores de las encinas... El verde de la madreselva, aún sin flores, se alegra con las flores amarillas del falso jazmín. El melocotonero no sólo ha echado hoja, sino que este año tiene flores (promesa de melocotones como pomelos, si nos fiamos de los de hace dos años). La uña de gato cuelga por el terraplén, esperando para salpicarse de flores rojas y rosas. La hierbabuena y la menta compiten a ver quién ocupa más espacio este año. Los rosales alcanzan ya los largueros de la pérgola, el castaño de indias parece que este año saldrá adelante, después de dos años bastante duros; el sauce llorón llora a mares, largas ramas y hojas lánguidas.
Al salir a la carretera, los álamos negros ya están casi todos brotados. Las encinas, las jaras y los yerbajos indefinidos bordean el asfalto. Llegamos a los campos, cereal a un lado y cepas al otro. Mares verdes, movidos por la brisa, con las puntas teñidas de oro por el sol que está empezando a salir. Terrones de arena, tierra seca y pobre, de la que asoman los muñones nudosos de las vides.
Más adelante, el paisaje extraño del parque natural, tierra amarillenta con una pelusilla verdosa y, salpicados aquí y allá, arbustos y alguna encina despistada. Retazos de sombras alternan con la luz del amanecer, que aún no se ha decidido a iluminar todos los rincones.
La carretera nacional acaba con el verde; cinta gris que seguiré hasta la vuelta, cuando de nuevo los verdes del campo y de mi jardín me den la bienvenida a casa.

Menos mal

martes, 12 de abril de 2011

Tirado de fácil

Cena superrápida y light

Una bandeja de contramuslos de pollo deshuesados
Una lata pequeña de piña en almíbar (de ésas que vienen en paquetes de 3 y traen 4 o 5 rodajas)
Un horno
21 minutos

Se pone el pollo en una fuente de horno, se pone encima la piña, se echa todo el almíbar, se mete en el horno a 170º unos 20 minutos.

Lo mismo menos rápido y menos light:
Antes de meter el pollo en el horno se ponen unas patatitas no muy grandes, enteras, lavadas y pinchadas, envueltas en papel de plata, unos 20 minutos. Para las que son tan expertas cocineras como yo, diré que no se sacan las patatas al meter el pollo, para que se hagan unos 40 minutos en total.
También diré que mi horno es temperamental, así que los tiempos y las temperaturas son orientativos.

lunes, 11 de abril de 2011

Sin tiempo

Hoy he tenido un día muy ajetreado; todo imprevisto, que es como se disfrutan más las cosas. Quiero agradecérselo a las dos prendas que me han hecho pasar un día genial, y que sepan que si lo repetimos más a menudo se nos va a poner un tipín divino de la muerte.
Deseo hacer constar, además, que poseo una excelente memoria, y que a pesar de que las palabras "torrijas" y "bandeja de buñuelos" han pasado por la conversación de forma fugaz, han dejado una huella profunda en mi subconsciente. Nunca he sabido porqué no pasa lo mismo con la palabra "brécol", por ejemplo.
Así que me lo apunto.
Iba a poner aquí un enlace que me manda mi amigo Antonio, la matrona, de quien hablaré en más de una ocasión. Gracias a él, mi hija Carmen comió teta hasta que se hartó. La cosa es que me avisa mi antivirus de que mejor me lo ahorre, con lo cual os lo ahorro.
Hoy poca cosa que llevaros al diente, pero no hay más. Porque me apetece, pongo una foto de mi hija mayor cuando tenía 12 semanas de existencia. Ya la he puesto antes, pero es que tiene un perfil, que ni Cleopatra

.

domingo, 10 de abril de 2011

Música que me gusta: Mark Knopfler

Esta es otra de las piezas musicales que son capaces de emocionarme una y otra vez.



Miras la mano izquierda, parece que no la mueve. Cuando yo lo intento tocar, se me enredan los dedos de las vueltas que dan. ¿Cómo lo hace? ¡Qué monstruo!
Le oyes hablar. Es un tío tímido, mira hacia abajo, no se da importancia. Habla bajito. Y toca como los propios ángeles. Yo diría que incluso mejor que la mayoría de los ángeles. En mi opinión, mejor incluso que Slowhand Clapton (en la cabeza no, que tengo que estudiar...) .
La semana que viene más.

He pensado que todos los fines de semana voy a poner algo de música que me gusta. Se admiten opiniones y sugerencias

sábado, 9 de abril de 2011

Consolas

Acabo de darme cuenta de una cosa. Hace casi dos meses que no enciendo la Playstation. Ni la DS. Ni la XBox. Sí, todas ellas. Sí, sigo siendo yo, cuarentona y madre. No es que el trabajo y las niñas dejen mucho tiempo, pero la DS es bastante socorrida para echar una partidita rápida mientras fumas un pitillito...
Es cierto que he dejado de fumar (y llevo ya veintitantos días, gracias por esos aplausos tan merecidos como espontáneos), pero antes, en cuanto tenía un huequito, me daba al Final Fantasy o a Star Ocean, o Dragon Quest o cualquier otro RPG de los legendarios.
Antes de las niñas, podía pasar tranquilamente 6 o 7 horas al día (verídico, y en ocasiones, más) enganchada al mando. Enganchada es la palabra correcta. Un buen RPG es una droga. Vives una vida fantástica, sin dudas ni complicaciones. Tú eres el bueno y luchas contra los malos. Claro y evidente. Si pierdes, vuelves al último punto de guardado. Nunca pasa nada irreparable. Si la cagas, vuelves a cargar la partida guardada, y repites el intento hasta que lo consigues. Tienes millones de segundas oportunidades y, en ocasiones, la posibilidad de hacer trampas.
Todo esto es fantástico cuando no te gusta tu vida. Pero la consola tiene otra característica extraordinaria. Facilita enormemente no pensar en nada. En nada que sea importante, claro. No es lo mismo que un libro, que por facilón e intrascendente que sea, en ocasiones te encuentras con incómodos pensamientos en la cabeza. Un juego con meollo no te permite pensar en nada más. Estás ocupadísima en matar a los malos, hacer complicadas recetas de cocina y buscar las 128 piezas del arma definitiva, todo a la vez.
Este rollo viene a cuento porque acabo de darme cuenta de que ya no juego. Creo que no tengo tiempo de perder el tiempo...

Buscando el video en Youtube me he quedado enganchada... No lo veáis. Es demasiado bueno.

viernes, 8 de abril de 2011

Para Vila




In the air tonight

9x9, si no te gusta este, no me lo digas, please... Por cierto, fíjate que Dumbledore hace horas extras tocando la guitarra.

Los primeros 11 golpes de baqueta de este vídeo me impresionan igual que la primera vez siempre que los oigo. Así se destrozó la espalda Phil Collins, y tuvo que dejar de tocar la batería.



En mayo de 1987, Genesis dio un concierto en Madrid, en el Vicente Calderón. Los nosecuantos minutos de dueto de batería de Phil Collins y Chester Thompson hicieron que todo el estadio guardara un extraordinario silencio. Al terminar, aquello se caía de los aplausos. Todavía hoy, al recordarlo, se me ponen los pelos como escarpias.



Faltaba cerca de un mes para la Selectividad y para mi decimooctavo cumpleaños. Recuerdo aquella noche como algo mágico. Una pausa en medio del agobio de los estudios. Era una noche clara, cálida, el embrujo del concierto. Volver a casa tarde, con un chico al lado, paseando, a la luz de la luna. Vamos, que traía yo una tontería encima que no se podía aguantar.

Al entrar en el portal, medio atontada por las horas y el romanticismo, no me di cuenta de que los obreros que arreglaban el suelo habían dejado una cuchilla estratégicamente situada en el santo suelo, de tal forma que al pasar me pegué un tajo en el costado del pie, de unos cinco centímetros de largo. Menuda cicatriz tengo todavía.

Fue un buen cortarrollos. Si hubiera aprendido algo...

Amanecer



Desde mi casa a la salida de la urbanización hay un tramo de algo más de un kilómetro en dirección este. Eso significa que todas las mañanas me toca la salida del sol, que me deslumbra porque está muy bajo. Es bastante molesto, porque además, cuando se alargan los días y ya no está el sol tan bajo a la hora de salir, cambia la hora.
Esta mañana, gracias al polvo ese del Sahara, en lugar de la luz cegadora de todas las mañanas, había un sol precioso, un círculo amarillo, perfecto, matizado por la nube de polvo, sobre el fondo grisáceo del cielo, un dedo por encima del horizonte. Parecía una vidriera. Solo faltaba que una de las miles de palomas que infestan la zona hubiera volado por encima. Hubiera sido precioso, pero ninguna se ha dignado colaborar.
Si por algo les tengo yo manía...

jueves, 7 de abril de 2011

Chiste

Me ha encantado: 


UN GITANO COMPRA UN VENTILADOR, LLEGA A SU CASA, SE TUMBA EN EL SOFÁ CON EL VENTILADOR ENFRENTE, LOS GITANILLOS ALREDEDOR SUDANDO, EL PADRE FRESQUITO CON LA BRISA. AL CABO DEL RATO EL PADRE SE LEVANTA Y DICE:

¡¡¡VIA MEÁ, EL QUE TOQUE EL VENTILAÓ SIVÁCORDAR TOA SU VIA!!

EN CUANTO EL PADRE DESAPARECE UN GITANILLO TOCA UN BOTÓN Y EL VENTILADOR EMPIEZA A GIRAR A IZQUIERDA Y A DERECHA.

REGRESA EL PADRE GITANO Y GRITA: ¡¡ME CAGO EN TOOS SUS MUERTOS... QUIEN HA TOCAO EL VENTILAÓOO!!!



DICE EL GITANILLO ¡¡ NAIDEN PAAAAPA, ES QUE TESTÁ BUSCANDO......!!

miércoles, 6 de abril de 2011

Cavatina de Myers

Hace muchíiiiisimos años, tantos que entonces yo era joven, conocí un chico muy especial. Salimos un par de veces, tomamos unas copas, hablamos, en fín, esas cosas. Me propuso quedar para estudiar. ¿Para estudiar? En aquel entonces, no quiero imaginar ahora, que un tío quisiera quedar para estudiar era más raro que las naranjas en la mar.
Quedamos para estudiar. Lugar neutral, para que no fuera yo a pensar que había gato encerrado. La biblioteca del Ateneo. Lugar neutral, pero impresionante. Saca un walkman, se pone los cascos, se pone a estudiar. Me pongo los cascos y al estudio yo también. Al cabo de un par de horas, salimos a tomar el aire, y le pregunto por la música que estaba oyendo. Saca la cinta y me la pasa.
La primera pieza era esta.



Me casé con él. ¿Qué otra cosa hubiera podido hacer?

martes, 5 de abril de 2011

La Virgen de la Ermita


En cuanto pude, fui a ver a la Virgen de la Ermita de Molinoviejo. Para el que no la conozca, diré que los bancos de la ermita quedan bastante bajos, de forma que cuando te sientas, la Virgen te mira desde arriba. Y la expresión serena que se ve en la foto, quizá por algún truco de la luz, o del ángulo, o de la conciencia, se transforma en una expresión totalmente maternal: la mismita cara que ponía mi madre cuando nos pillaba in fraganti haciendo alguna. En aquel momento, no me hubiera extrañado oírle decir:
- Y ahora, ¿qué has hecho?
Y, en un mero reflejo medular, sin el concurso de la mente consciente, a punto estuve de contestar:
- Pero si yo no he sido...
Pero claro que he sido yo. Tampoco había allí nadie más...
Y mientras tanto, el Niño, imagino que será a causa de la misma luz, del susodicho ángulo, o de lo empañado de los ojos, parece que te tiende la mano derecha, y se le esboza en la cara una sonrisa, como si te dijera:
- Ven, ven a jugar conmigo. Mira: tengo un pajarito.
Pero ahora no puedo ir. Estoy castigada...

Gracias a Vila por el feedback

Lenguaje mudo (II): Tristeza

lunes, 4 de abril de 2011

Molinoviejo



Con los años me he dado cuenta de que la memoria es traicionera. Los recuerdos de las cosas y los lugares que conocí muy joven no corresponden a la realidad. En ocasiones, como cuando volví recientemente a mi colegio, me pareció todo pequeñísimo. En otros casos, las casas envejecen, los árboles se mustian y las playas son más tristes y más feas.
Probablemente, en mis recuerdos idealizo las cosas a las que tengo cariño.
He pasado el fin de semana en Molinoviejo, haciendo un repaso a fondo. Iba con cierto miedo a lo que me iba a encontrar. Recordaba uno de los sitios más bonitos que he conocido nunca, y temía llevarme otra decepción.
En los más de 25 años transcurridos desde que estuve allí por última vez, han cambiado cosas. No sabría decir cuántas. Sólo sé que sigue siendo hermoso hasta dejarte sin aliento. Los pinos han tenido tiempo de hacerse más altos. El arroyo canta mejor. El oratorio nuevo es espectacular. El retablo se merece al menos 20 filas de bancos más, pero es la única pega que se le puede poner.
En cuanto a la Virgen de la Ermita, hablaré de ella en otra ocasión.
Como no se me permite decir que el sacerdote ha estado por encima de la categoría del escenario, no lo diré.
Si que citaré una estadística: únicamente el 4.8% de una muestra aleatoria sabe qué significa "aculao en tablas".
Por supuesto, y aunque esto sea una cosa menor, se sigue comiendo de cine.
No he conseguido ver ardillas este año. Tendré que volver al año que viene.
¿Alguien se apunta?

domingo, 3 de abril de 2011

La de los paseítos

Mientras he estado fuera, al parecer la señorita se ha dedicado a vociferar de madrugada: Okey, Makey!!
No sé quién le enseñará esas cosas y dónde encontrar un psicoanalista de bebés. Esto debe ser algún trauma de la primera infancia....

La educación moderna by Quino